Las piezas de piano más difíciles

Un piano es uno de los instrumentos musicales más antiguos y versátiles. Los músicos lo han usado para escribir impresionantes piezas musicales. Sin embargo, algunas de estas piezas para piano son difíciles. Los pianistas y profesores de piano se enfrentan constantemente a las piezas de piano más difíciles. Aunque la dificultad técnica de una pieza para piano no mide la calidad de su composición, cada pianista tiene condiciones, debilidades y fortalezas individuales.

1. Sonata Hammerklavier

Hammerklavier Sonata, el apodo del núm. 29 de Beethoven, op. 106 en si bemol mayor, es una de las piezas para piano más difíciles. La sonata es una de las últimas piezas de Beethoven del siglo XVIII. Se puede tocar bien en un piano del siglo XVIII. Hammerklavier Sonata se considera una obra monumental que no se puede tocar.

La pieza para piano no se interpreta con frecuencia debido a su dificultad. Fue interpretada públicamente por última vez por un conocido pianista, el virtuoso Franz Liszt, décadas después de la muerte de Beethoven. Las piezas para piano de Beethoven están en otro nivel. A menudo se adelantaron y prestaron mínima atención a los estándares técnicos de los instrumentos. Esto hizo famosas sus piezas para piano, ya que a menudo recibía críticas por su contexto.

Video de Youtube

2. La campanilla de Franz Liszt

Little Bell de Franz Liszt se considera la canción de piano más difícil, ya que necesita grandes saltos extremos realizados a una velocidad rápida y vertiginosa con la mano derecha. El pulgar resalta la melodía pero con res sostenidos repitiéndose en el meñique actuando como una campana centelleante. La Campanella es un arreglo de melodía de Paganini, uno de los reconocidos violinistas virtuosos.

Video de Youtube

3. Gaspard de la nuit de Ravel

Gaspard de la Nuit se encuentra entre las piezas para piano importantes de Maurice Ravel publicadas en 1908. La pieza para piano establece estándares vitales en el mundo de la música y la literatura para piano. Ravel cree en componer piezas para piano que superen los requisitos de Balakirev.

El resultado de esto es un nuevo pico de virtuosismo. Lo bueno de Gaspard de la Nuit de Ravel es que su composición tonal es un desafío para el pianista, y técnicamente es la pieza para piano más difícil. Los pasajes más desafiantes de la pieza se tocan en voz baja con una gradación de volumen mínima para ayudar a lograr efectos y ritmos específicos.

Video de Youtube

4. Islamey por Balakirev

Muchos años después de la desaparición de Beethoven , otra pieza para piano que pretende ser la canción para piano más dura. Islamey fue compuesto y publicado en 1870 en Moscú por Mili Alexejewitsch Balakirev. La pieza para piano tiene una duración de ocho minutos. Se necesita un intérprete para acumular todo lo que un virtuoso de clase mundial puede comprender. Los saltos, carreras y octavas del Islam deben dominarse con extrema precisión a un ritmo alto. Los fanáticos describen a Islamey como una pieza para piano con una composición técnicamente compleja.

Video de Youtube

5. Opus clavicembalisticum de Sorabji

Al igual que su nombre, la pieza para piano es difícil de pronunciar y técnicamente desafiante de tocar. La pieza tiene una duración de varias horas, utilizando doce movimientos a través de un piano. Después de componer esta pieza para piano, la más difícil, Sorabji señala que las últimas cuatro páginas de la pieza son más catastróficas y desastrosas que cualquier otra pieza que haya escrito.

Video de Youtube

6. Rapsodia húngara de Franz Liszt

La Rapsodia húngara es una de las piezas para piano más conocidas que aparecen en la famosa obra “Tom and Jerry” y la lista de canciones para piano más compleja. La pieza para piano tiene un Friska y un Lassan dramático con acordes enredados, carrera y saltos enormes que requieren un alto nivel de precisión y habilidad. Si bien la pieza puede ser frustrante, es gratificante. Tiene una melodía icónica que muestra que la canción fue compuesta para ser interpretada públicamente.

Video de Youtube

7. Petrushka de Stravinsky

Petrushka es un ballet para piano compuesto y publicado por Igor Stravinsky, un compositor ruso . La pieza se interpretó por primera vez en versión orquestal en 1911. Más tarde, después de diez años, Stravinsky compuso una sonata para piano de tres piezas basada en la partitura de su amigo Arthur Rubinstein.

Cuando Igor Stravinsky estaba componiendo la canción, no había virtuosos ni pianos avanzados. Solo unos pocos pianistas han dominado el arte de interpretar la música. No cabe duda de que Petrushka proviene de hitos de la literatura pianística.

Video de Youtube

8. Sonata para piano n.° 18 de Wolfgang Amadeus Mozart

Wolfgang Amadeus Mozart compuso la sonata para piano en 1789 como una parte de seis para la princesa de Prusia Friederike. La pieza para piano siempre se conoce como la Sonata para trompeta o La caza. Una sonata para piano es una de las piezas para piano más difíciles, con una duración de ejecución de quince minutos. Si bien la mayoría de los pianistas dudan de que la pieza sea difícil de tocar, se sabe que las piezas para piano de Wolfgang Amadeus Mozart son exigentes y técnicamente difíciles de manejar.

Video de Youtube

9. Concierto para piano n.° 3 de Sergei Rachmaninoff

Cuando Sergei Rachmaninoff compuso el Concierto No. 3, su objetivo era deslumbrar y entretener a su primera audiencia estadounidense. Si uno le pregunta a cualquier pianista clásico sobre la canción para piano más difícil, existe una excelente posibilidad de que mencione el Concierto para piano. Esta pieza para piano está incluida en la lista de las diez mejores canciones para piano a pesar de ser una de las piezas para piano complejas que requieren una gran pasión y virtuosismo para una interpretación sobresaliente.

Video de Youtube

¿Qué hace que una pieza de piano sea dura?

La dificultad de una canción para tocar en un piano depende de su tensión técnica: grandes saltos, dedos rápidos y acordes compactos. Los aficionados entienden que tocar rápido en un piano no es fácil. Un pianista clásico necesita poder tocar una partitura musical densa, generalmente tocando varias notas simultáneamente. Un pianista de jazz necesita saber cómo desarrollar licks y riffs artísticos mientras avanza a través de acordes complejos.

Aunque la mayoría de estas piezas para piano más difíciles son piezas clásicas , requieren excelentes habilidades musicales y técnicas del pianista. La mayoría de estas piezas musicales más duras fueron compuestas recientemente. Ambos son técnicamente desafiantes pero melódicos. A continuación se muestra una lista de las piezas para piano más difíciles.

Conclusión

Las piezas para piano anteriores se consideran las piezas para piano más difíciles que existen, pero no son accesibles para todos. Los profesores de piano y los pianistas profesionales pasan por años de entrenamiento para manejar algunas de estas complejas piezas para piano. Sin embargo, eso no significa que nadie deba renunciar a su pasión y deseo de probar una de estas difíciles piezas para piano. El hecho de que la pieza fuera técnicamente difícil no significa que sea bueno escucharlos. Algunas de estas piezas experimentales son interesantes pero no agradables al oído para todos. El objetivo de escuchar música es encontrar consuelo.

Deja un comentario