Reparaciones comunes para el violín

El violín es un instrumento pequeño y delicado que puede producir sonidos poderosos y sentimentales. Aparte de algunas piezas metálicas, el violín está hecho casi en su totalidad de madera. Esto hace que el instrumento sea aún más susceptible a los cambios climáticos y al manejo brusco.

No te desesperes si vives en uno de esos lugares donde hace mucho calor y luego mucho frío. Muchos músicos increíbles también viven allí y cuidan muy bien sus violines. Así que esto es lo que tienes que tener en cuenta:

Puente

El puente es una de las piezas del violín que no se le pega . Lo que significa que se mueve con bastante facilidad. Ahora, si eres nuevo en tocar el violín, no te asustes si el puente se cae cuando estás cambiando las cuerdas. Si las cuerdas están demasiado flojas, no podrán sostener el puente en posición vertical contra el cuerpo del violín.

El puente a veces puede salirse de lugar. Puede estar inclinado hacia un lado o no centrado correctamente. Si nota esto, puede corregirlo usted mismo aflojando un poco las cuerdas y moviendo el puente a la posición deseada.

Si el puente está doblado, entonces debe ser reemplazado por uno nuevo. Este trabajo debe ser realizado por un luthier, así que llévalo al que quizás conozcas o a tu tienda local.

las clavijas

Las clavijas pueden ser realmente difíciles cuando intentas afinar tu instrumento. Crees que lo afinaste perfectamente, solo para que la clavija se suelte tan pronto como la sueltas. Si sientes que la clavija es un poco difícil de mover, lo más probable es que permanezca así después de que la afines.

Sin embargo, si es muy fácil moverlos, intente empujarlos un poco hacia el instrumento mientras afina la cuerda. Comenzarás a sentir que se vuelve un poco más difícil moverlo con tanta libertad.

Si la clavija se atasca por completo con frecuencia, puede intentar usar un grafito de un lápiz para ayudar a que no se atasque más. Puede «colorear» la clavija hasta que vea el final de la clavija gris. También puede usar un compuesto de clavijas.

Ver en Amazon

El poste de sonido

El poste de sonido permite que el instrumento vibre. Es una parte muy delicada del instrumento que suele llamarse alma porque, sin ella, el violín no produciría frecuencias, alterando el sonido.

A veces, el poste de sonido puede salirse de su lugar. Si esto sucede, puede aflojar las cuerdas para eliminar toda la presión del cuerpo del violín. Llévalo a tu taller de reparación o luthier de confianza para que lo vuelvan a colocar. No intente arreglar esto usted mismo, puede terminar dañando más de lo que está arreglando.

costuras abiertas

Si su violín tiene una costura abierta, ¡no se asuste! Esto es más común de lo que piensas. Los cambios en la humedad y los cambios drásticos en la temperatura pueden jugar un papel duro en su instrumento de madera. Si nota una costura abierta, llévela para que la reparen, ya que debe volver a pegarse en su lugar. No intente esto usted mismo. Se requiere un pegamento especial y, a veces, trabajar con la madera.

Esto es algo de lo que querrás encargarte tan pronto como lo notes. Si toca regularmente, puede alterar el sonido de su instrumento.

Grietas y arañazos

Hablemos primero de los arañazos. Si tu violín se raya, no es el fin del mundo. Realmente se trata más de la estética que del sonido. Sin embargo, con el tiempo, puede ser casi imposible mantener su violín completamente a salvo de cualquier daño, ¡especialmente si tiene niños cerca!

Si su instrumento se raya, puede intentar arreglarlo usted mismo aplicando aceite de parafina y un paño suave. Si el rasguño es demasiado profundo, es posible que desee considerar llevarlo a un luthier para que lo arregle.

Las grietas son una historia completamente diferente. Obtener una grieta en su instrumento es una de las peores cosas que le pueden pasar. Debido a que la madera está dañada, repararla puede ser costoso y, en casos graves, tal vez se reemplace toda la pieza.

Si es solo una astilla en la madera, llévale la pieza que se cayó al luthier y pídele que la vuelva a colocar en su lugar. Si se pierde la pieza, puede ser más cara porque el luthier necesitará crear una pieza que coincida con el resto del cuerpo.

Cuidar tu instrumento es muy importante para asegurarte de que suene genial cada vez que lo toques. Además, recuerda que no tienes que llevarlo siempre a un taller o luthier. Sin embargo, es probable que dañe su instrumento si realiza un trabajo para el que no está capacitado. Una buena regla general es que si no está 100% seguro de cómo hacerlo, déjelo en manos de los expertos. ¡Un instrumento no es el mejor sujeto para experimentos!

Deja un comentario