5 herramientas que necesita para una sesión de práctica efectiva

Queremos mejorar en tocar nuestros instrumentos. Sabemos que la práctica es fundamental. Generalmente conocemos nuestras fortalezas y debilidades. Tenemos un lugar para practicar. ¿Es eso todo lo que necesitamos?

No.

Las cinco áreas de recursos

Hay una serie de herramientas esenciales y áreas de recursos para un progreso constante. Hay cosas físicas, la música en la que estamos trabajando, un equipo que nos ayude, un buen marco mental y actitud y el tiempo para hacerlo realidad. Veamos más de cerca cada una de esas áreas.

1. Tus cosas

Aquí hay una lista de cosas que necesita en su espacio de práctica. Pueden ser objetos físicos reales o aplicaciones en su teléfono, tableta o computadora.

  1. Sintonizador: para ayudarlo a ponerse y mantenerse en sintonía. Preferiblemente uno con potencial para tocar una nota o un zumbido, no solo decirte si estás sostenido o bemol.
  2. Metrónomo: para ayudarlo a mantener el tempo, establecer objetivos de tempo cada vez mayores, etc.
  3. Lápiz: debes ser un maníaco para escribir en tu música. Tu memoria te fallará. En caso de duda, escríbalo.
  4. Silla- O taburete, o banco. A menos que quieras pararte. Bastante autoexplicativo.
  5. Cronómetro: para ejecutar ejercicios, para ayudar a mantener el enfoque, etc.
  6. Reloj: para ayudarlo a realizar un seguimiento de cuánto tiempo dedica a cada actividad.
  7. Temporizador- En pareja con los dos anteriores. Se puede usar como un incentivo para hacer una cierta cantidad en un período de tiempo determinado.
  8. Atril- Duh.
  9. Espacio de práctica- Doble Duh.
  10. Grabadora de audio: debe poder escuchar su salida desde la perspectiva de la audiencia y grabarse a sí mismo también aumenta un poco la intensidad. Además, no tienes que recordar nada. Todo está en la grabación.
  11. Grabadora de video: configurada en varios ángulos, una grabación de video le permitirá buscar tensión o extrañeza en su configuración.
  12. Baterías y/o cargador: las herramientas no le servirán de nada si no tienen energía.
  13. Altavoz o auriculares para reproducción: escuchar atentamente su reproducción le permitirá diagnosticar y abordar mejor los problemas.
  14. Espejo: en asociación con la grabadora de video, un espejo puede brindarle comentarios visuales en tiempo real.
  15. Agua- ¡Hidrata!
  16. Grabaciones: para ayudarlo a descubrir cómo desea que suene y/o interprete la música que está perfeccionando.
  17. Tabla o registro de práctica: será un registro de su mejora y desafíos. Le ayudará a medir el progreso y evaluar si sus esfuerzos valen la pena. Esto puede ser extremadamente útil. También puede usarlo para registrar sus dificultades y sentimientos mientras practica y puede buscar patrones en sus sesiones, días, semanas, meses y años.
  18. Elementos específicos del instrumento (lengüetas, aceite de válvula, soporte de instrumento, colofonia, etc.): tenga todo eso a mano.
  19. Herramientas de mantenimiento o limpieza: lo mismo ocurre con estas. Esperar lo inesperado.
  20. ¡Mi libro, entrenador de práctica musical!

2. Tu música

Parece una obviedad, pero es muy importante tener contigo el “qué” que estás practicando (y no dejarlo en tu casillero, en tu otro bolso, en la boca de tu perro, etc.)

  1. Partes de conjunto: podría ser música de conjunto grande o de cámara.
  2. Solos: lo que sea que tengas para un recital o una audición.
  3. Estudios: lo que está trabajando con su maestro o por su cuenta.
  4. Hojas de escala: cuanto antes aprenda sus escalas y arpegios, más rápido progresará.
  5. Hojas de plomo: ya sea que sea un jazzista o un compositor, las necesitará.
  6. Tablas de acordes o tablas de digitación, en caso de que lo olvide.
  7. Grabaciones de acompañamiento: lo mantendrán honesto, en cuanto al tiempo y pueden ser muy divertidos. Bueno para la práctica de rendimiento.
  8. Piezas “para divertirse”.- ¡Alimenta tu alma! ¡No dejes que todo sea trabajo y nada de diversión!
  9. Papel de personal en blanco: para cuando llega la inspiración.
  10. Materiales complementarios (históricos o relacionados con la teoría musical)- Según sea necesario.

3. Tu equipo

¿Con quién puedes contar para que te ayude en tu viaje? Reunir un equipo poderoso puede marcar la diferencia en su desarrollo. ¡Elija cuidadosamente!

  1. Profesor- Ya sea su director de banda/coro/jazz/orquesta/ensamble, profesor de lecciones privadas o un gurú en línea.
  2. Mentor- Alguien antes que usted que pueda brindarle ánimo, consejo y reflexión.
  3. Amigo- ¡A veces necesitas desahogarte!
  4. Compañero de práctica- Para hacerse responsables unos a otros.
  5. Fisioterapeuta, médico o psicólogo- Cuando sea necesario. No dude en utilizar un profesional capacitado desde el principio y con frecuencia si es necesario para evitar problemas a largo plazo.

4. Tu actitud

A veces, la persona que ves en el espejo cada mañana puede ser tu mayor aliado o tu mayor enemigo. El tiempo dedicado a considerar y desarrollar una actitud mental positiva pagará dividendos por el resto de su vida, en la música y más allá.

  1. Optimismo- Tú decides cómo ver la vida. Elija medio lleno.
  2. Paciencia: las cosas saldrán mal. Dales tiempo para que se ejerciten.
  3. Planes para lidiar con el aburrimiento o la frustración: aumente o disminuya el desafío para superarlos.
  4. Objetivos INTELIGENTES: lo mantendrán en el camino hacia el progreso. Hay otro artículo que explica todo sobre esto en esta serie.
  5. Métodos para lidiar con el miedo/ansiedad de desempeño: ¿Cómo está trabajando para superar los síntomas mentales? ¿Los síntomas físicos? El replanteamiento mental necesario para superar esto es clave.
  6. Habilidades analíticas: ¿cuál es la mejor manera de resolver el problema? ¿Cómo deberías usar tu tiempo para sacar el máximo provecho?
  7. Capacidad para diagnosticar y entrenarse a sí mismo a través de desafíos: piense en científico y entrenador. El científico realiza experimentos para probar ideas y el entrenador practica las ideas una vez que se identifican.
  8. Autoconciencia: no es fácil, ¡pero es importante!
  9. Habilidades de formación de hábitos: esta es enorme. Diez minutos al día es mucho mejor que sesenta minutos una vez a la semana.
  10. Habilidades calmantes/meditativas: no te beneficiarás a ti mismo (ni a nadie más) si estás demasiado nervioso para hacer algo.

5. Tu tiempo

Ninguna de las demás herramientas hace ninguna diferencia si no dedica tiempo a usarlas y desarrollarlas.

  1. Tiempo de planificación- Por sesión, día, semana, mes, semestre, lo que necesites.
  2. Tiempo para el diagnóstico- ¿Cuál es el problema?
  3. Es hora de ejercicios: ¡necesito hacer esas repeticiones!
  4. Hora de grabar- ¿Cómo sueno?
  5. Tiempo de escucha y análisis- Como dije, ¿cómo sueno?
  6. Tiempo para el estudio de la partitura: ¿cómo encaja mi parte con la pieza general? ¿Cuál es la estructura de la pieza? ¿Dónde puedo optimizar mis esfuerzos para progresar?
  7. Hora de escuchar a los expertos- ¿Quiénes son mis modelos?
  8. Es hora de practicar el rendimiento: ejecute simulacros para acostumbrarse a actuar en lugar de detenerse cada vez que golpea un bache.
  9. Tiempo para la reflexión. ¿Fue una buena racha? ¿Una buena sesión? ¿Son mis metas apropiadas?
  10. ¡Es hora de jugar solo por diversión! – ¡Alimenta el fuego!

Usa estas categorías para ayudarte a organizar tu espacio mental y físico. ¡Esto te ayudará a lograr tus objetivos y hacer la música que estabas destinado a hacer! ¡Hazlo!

Deja un comentario